Una fuga de gas puede ocasionar problemas en la salud

En los últimos meses se han lanzado diferentes campañas de prevención relacionadas con las instalaciones de gas. Y es que este tipo de sistema ha ganado adeptos en los últimos tiempos debido a la comodidad que presenta día a día y también por el ahorro que supone. Aún así, hay que tener en cuenta que una instalación de gas puede acarrear problemas. Y es que una pequeña fuga o la mala combustión de una caldera en una vivienda puede ocasionar graves problemas para la salud.

Los escapes en las viviendas, de producirse, suelen estar localizados en los lugares de almacenamiento o en las conducciones (bombonas, tuberías o calderas). Aunque para su uso doméstico se le añaden trazas de ‘mercaptanos’ que permiten su detección olfativa en caso de fuga, pueden llegar a provocar intoxicaciones por el efecto asfixiante de los gases.

En los casos en los que el problema es la mala combustión, la intoxicación se produciría por monóxido de carbono. Las manifestaciones clínicas por inhalación de estos gases se producen de manera inmediata, siendo el cerebro y el corazón lo que se ven afectados más rápidamente -ya que estos órganos son más dependientes del oxígeno- pudiendo aparecer isquemia o sufrir un infarto de miocardio, problemas respiratorios graves o incluso fallo multiorgánico. En cuanto a los problemas respiratorios es recomendable acudir al neumólogo privado, por ejemplo, un neumólogo privado en Madrid puede hacer un análisis exhaustivo de cualquier incidencia respiratoria.

Para que esto no ocurra, lo lógico es realizar inspecciones periódicas de los suministros para así comprobar que todo marcha de forma correcta.

Una fuga de gas puede ocasionar problemas en la salud
puntúa

Esta entrada fue publicada en Noticias por Redacción. Guarda el enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*