Cómo purgar los radiadores para mejorar su eficiencia energética

eficiencia energetica

Cuando llega el frío encendemos la calefacción. Los radiadores, después de meses parados, acumulan aire en su interior y no calientan de manera correcta. Para lograr una mayor eficiencia energética y, así, reducir la factura mensual es necesario expulsar el aire al exterior. Esta acción de expulsar el aire se denomina purgar y se trata de una práctica sencilla que ayuda a mejorar el sistema de calefacción. Sigue leyendo

¿Cómo purgar los radiadores?

purgar radiadores

Esta época del año es la mejor para poner a punto la calefacción y verificar que todo funciona correctamente antes de que llegue el frío.

Uno de los problemas más habituales de la calefacción es que los radiadores no calienten adecuadamente. Este problema suele estar causado por la presencia de aire en los mismos, por ello es conveniente que antes de que comience la época de calefacción se realice un purgado. Sigue leyendo

¿Cómo purgar los radiadores?

Con frecuencia al encender la calefacción en los primeros días de frío se suele notar que no todos los radiadores de la casa calientan por igual, incluso es posible que se escuchen ruidos en los mismos. Ambos problemas suelen estar causados por la presencia de aire en el circuito de la calefacción, problema que puede acarrear un consumo extra de energía.

Sigue leyendo

Purga fácilmente los radiadores

Purga fácilmente radiadores

Se aproxima el frío y va siendo hora de poner en orden el sistema de calefacción para no llevarnos desagradables sorpresas una vez que haya llegado el invierno. Además de revisar las calderas de gas para comprobar que funcionan adecuadamente, para una correcta climatización es necesario purgar los radiadores que funcionen con agua.

Esta acción es especialmente importante porque si no están correctamente purgados no calentarán como es debido y deberemos subir más la temperatura del termostato para encontrarnos a gusto en casa, lo que conlleva a su vez un mayor gasto en gas.

Aunque el radiador no disponga de purgador automático efectuar la purga es realmente sencillo. Con la llave especial para el purgador o en su defecto con un destornillador hay que abrir lentamente esta pieza y dejar que vaya saliendo todo el aire, una vez que deje de salir aire y comience a salir agua es momento de cerrar el purgador.

Como recomendación también debes tener en cuenta que es mejor comenzar la purga por aquellos radiadores que están más cerca de la caldera y seguir hasta los más lejanos. Por último, una vez finalizada la operación no olvides revisar la presión de la caldera para ver si es correcta y si ves que ha bajado sube la presión hasta el punto óptimo.