¿Cuál es la diferencia entre las calderas de gas y la Aerotermia?

calderas de gas y aerotermia

Cuando nos llega la hora de cambiar la caldera en nuestro hogar o simplemente comprar una, nos asaltan innumerables dudas y muchas veces no conseguimos entender la diferencia entre los diferentes tipos de calderas. Si has empezado a adentrarte un poco en el mundo de las calderas habrás visto que existen las calderas de gas y las bombas de calor aerotérmicas. Pero, ¿cuál es la diferencia entre ambas? ¿Cuáles son sus ventajas y sus inconvenientes?

El sistema de las calderas de gas aprovecha el calor producido en la combustión de gas, es decir, el gas se quema, calentándose y convirtiendo en vapor el agua que contiene la propia caldera. Posteriormente, ese vapor sale del depósito de la caldera y es el empleado para calentar tanto los radiadores, como el agua caliente sanitaria empleada en el hogar.

La aerotermia, sin embargo, es un sistema de calefacción, agua caliente sanitaria y refrigeración que se basa en la extracción del calor del aire. Es decir, este sistema es capaz de aprovechar el calor del exterior para calentar una vivienda, mediante un circuito por el que circula un fluido refrigerante. De este modo, para aumentar la temperatura del refrigerante hasta la necesaria en el hogar, se emplea una bomba de calor.

La ventaja de este tipo de sistema es su alto rendimiento, ya que el aprovechamiento de la energía es excelente y son completamente respetuosos con el medio ambiente. Además, no consumen ningún tipo de combustible fósil o materia prima, y tampoco emiten ningún tipo de contaminante al exterior, como si ocurre con las calderas de gas, que trabajan con gas natural o butano, gases que al reaccionar con el oxígeno generan compuestos contaminantes como el CO2. Y es que, en estas calderas de gas emiten estos gases a la atmosfera después de la combustión.

Pero, y entonces, ¿cómo decantarse por una u otra? Siempre pensando en las necesidades de tu hogar. Eso sí, ten en cuenta que la Aerotermia reporta mayor beneficio económico a largo plazo y es más respetuoso con el medio ambiente, aunque requiere una inversión inicial mayor. Y, la caldera de gas, por su parte, tiene un rendimiento más bajo y emite contaminantes, pero su inversión inicial es menor y tiene capacidad para calentar los radiadores a altas temperaturas.

puntúa

Comparte...
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInBuffer this pageEmail this to someone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*