Calefacción: ¿Cómo elegir el sistema más barato y eficiente para tu casa?

Como nos informa la https://www.lanuevacronica.com/ es muy importante saber escoger la caldera más eficiente y que nos permita ahorrar costes.

Factores como el tipo de vivienda y el clima son fundamentales a la hora de apostar por un medio concreto.

La elección del sistema de calefacción en función del precio y la eficiencia debe basarse en factores relacionados con el tipo de vivienda y clima de la zona de residencia. Además, conviene diferenciar entre los elementos que generan el calor -caldera de gas, caldera de gasoil o bomba de calor, entre otros- y aquellos que son meros emisores como los diferentes radiadores, el suelo radiante o los ventiloconvectores-, informa ABC. Así, los radiadores eléctricos podrían ser apropiados para climas más suaves en los que se usa la calefacción solo en momentos puntuales y la caldera de gas natural combinada con radiadores de agua o suelo radiante puede ser ideal hasta que se implanten al cien por cien los sistemas basados en energías renovables. Las bombas de calor también evolucionan y cada vez son más utilizadas en sistemas centralizados de comunidades de vecinos. Para ayudar a tomar la mejor decisión en base al coste, eficiencia y menor contaminación, hacemos un repaso por los sistemas de calefacción disponibles en la actualidad de la mano del director de producción de Remica, Carlos Braojos, y el director comercial de la misma compañía, Antonio Ocaña.

EMISORES DE CALOR

Radiadores eléctricos. Estos equipos aportan calor a partir de resistencias eléctricas y presentan la ventaja de que se pueden incorporar a la vivienda sin necesidad de una preinstalación básica. Sin embargo, consumen mucha energía, por lo que serían apropiados para zonas de clima suave o segundas viviendas.

Radiadores de agua. Son los emisores de calor más utilizados en las viviendas españolas, tanto en instalaciones de calefacción central, como en las de calefacción indivudal. Es de los más eficientes y económicos que se pueden encontrar en la actualidad ya que permiten distribuir el calor de forma uniforme en toda la casa, aunque es recomendable contar con sistemas que permitan regular la temperatura en cada habitación para no gastar más de lo necesario. La instalación del servicio es costosa ya que se debe disponer tanto de una caldera de gas como de los radiadores.

Suelo radiante. En las viviendas de nueva construcción, la tendencia es sustituir los radiadores de agua por suelo radiante, que se basa en una estructura de tubos que van por debajo del pavimento y por los que discurre el agua que distribuye el calor por todas las estancias. La temperatura con la que funciona para calentar el agua es baja y esto abaratará la factura del gas. Además, permite obtener la energía a partir de la combinación con energía solar térmica y fotovoltaica o sistemas de aerotermia. La desventaja del suelo radiante es que el coste de instalación es elevado y en que tarda más en calentar la casa, aunque las habitaciones tardan menos en enfriarse.

GENERADORES DE CALOR

Calefacción individual y centralizada. Tal y como desgranan los expertos de Remica, las instalaciones centralizadas aportan el calor a partir de una misma caldera o de un conjunto de estas y lo distribuyen al sistema de agua caliente sanitaria (ACS) y a los radiadores del edificio. Sus ventajas residen en que el coste tanto de la instalación colectiva como de su mantenimiento y los recibos es inferior al de las instalaciones individuales. No obstante, lo ideal es la calefacción individual para que cada usuario pueda regular la temperatura que quiere tener en su hogar y pagar en base a su consumo.

Caldera de gasoil. A pesar de que están condenadas a desaparecer junto a las de carbón, hoy en día todavía es frecuente en viviendas unifamiliares donde no hay red de gas natural o en edificios antiguos. Tiene las desventajas de necesitar un espacio de almacenamiento, ser caras y tener un funcionamiento menos eficiente. Por otro lado, generan una energía muy contaminante ya que el gasoil es un combustible fósil.

Caldera de gas de condensación. Desde Remica recuerdan que a pesar de que el gas natural es un combustible fósil, se sigue apostando por él como «combustible de transición» hasta la implantación definitiva de la calefacción basada al cien por cien en energías verdes. Sin embargo, las calderas de condensación logran un rendimiento energético hasta un 30% superior a las calderas tradicionales. No necesitan un espacio de almacenamiento porque el gas llega a la instalación a través de una red de distribución general.

Bomba de calor. Existen tanto para sistemas individuales que reparten el calor a través de aparatos ventiloconductores como para sistemas centralizados basados en aerotermia para producir calefacción y agua caliente sanitaria, por lo que cada vez hay más comunidades de vecinos que deciden instalar las bombas de calor. Los expertos consultados de Remica explican que esta tecnología ha mejorado mucho en los últimos años y que cada vez es más digital, por lo que se puede controlar el consumo y cambiar parámetros a través de la web. Además, al necesitar energía eléctrica para funcionar, se puede combinar con el uso de energía solar fotovoltaica.

Caldera de biomasa. Este sistema de calefacción se suele utilizar principalmente en pueblos o entornos rurales ya que permite aprovechar residuos agrícolas o forestales. Los tipos de biomasa más frecuentes son la astilla, el pellet y los huesos de aceituna. Entre las ventajas se encuentra su procedencia de materia vegetal ya que «cierra el ciclo de dióxido de carbono que absorbieron las plantas durante su crcimiento», según los expertos de Remica. Entre los contras, detallan que necesita un espacio de almacenamiento, que en su combustión produce humos y cenizas y que es menos eficiente que otros sistemas.

Calefacción: ¿Cómo elegir el sistema más barato y eficiente para tu casa?
Total 1 Promedio 4

Esta entrada fue publicada en Noticias por Redacción. Guarda el enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*