Controla tu aire acondicionado desde tu smartphone

¿Te imaginas llegar a casa en verano y que esté a la temperatura optima o llegar a casa en invierno después del trabajo y que toda la casa esté caldeada? Pues ahora ya puedes hacerlo sin necesidad de instalar un caro sistema de domótica.

Lo único que necesitas es tener un smartphone y descargarte en el AppStore o en el PlayStore la aplicación IntesisHome de Panasonic. Actualmente está disponible para las gamas Etherea y Aquarea aunque de aquí a finales de este 2012 se podrán manejar remotamente todas las gamas de aire acondicionado fabricados por esta marca.

Gracias a esta aplicación puedes manejar tu sistema de aire acondicionado desde cualquier parte del mundo. No sólo puedes encenderlo sino que además si has salido de casa y te has olvidado de apagarlo también puedes hacerlo remotamente. Puedes elegir la temperatura y elegir también que habitación quieres climatizar y cuales no.

Por si esto fuera poco, la aplicación no sólo te permite manejar tu aire acondicionado a distancia sino que además te ayuda a mantenerlo en condiciones óptimas enviándote recordatorios sobre la necesidad de cambiar los filtros o indicándote la existencia de algún tipo de problema en el equipo.

¿Cuándo tengo que hacer la revisión de la caldera?

Todavía son muchas las personas que a día de hoy siguen teniendo dudas sobre la periodicidad con la que deben efectuar la revisión de sus calderas de gas. Esta cuestión se encuentra actualmente regulada en el Real Decreto 1027/2007.

Según esta normativa todos los usuarios de calderas de gas deben revisar su caldera una vez al año, esto es así en toda España salvo en el País Vasco donde la revisión debe realizarse de forma obligatoria cada dos años en lugar de anualmente. Tras realizar las comprobaciones pertinentes, el técnico le entregará un documento que acredita la revisión y que usted debe conservar durante cinco años.

Esta operación debe ser realizada por un técnico autorizado que no tiene que ser necesariamente de la marca que ha fabricado la caldera aunque sería conveniente que la la hicieran técnicos de la marca que ha fabricado la caldera puesto que son los que mejor conocen este tipo de aparatos.

Es frecuente confundir esta revisión con la de la instalación de gas pero en ningún caso se trata de lo mismo. La revisión de la instalación de gas se realiza obligatoriamente cada cinco años y será la empresa suministradora de gas quien se ponga en contacto con usted para pasar a efectuar la misma.

Seguridad en las calderas de gas propano

Aunque el gas natural es uno de los combustibles domésticos más habituales no es tampoco infrecuente encontrar viviendas que cuentan con gas propano. Por eso hoy os dejamos una serie de recomendaciones sobre las calderas de gas propano.

Para mantener al máximo los niveles de seguridad es recomendable seguir una serie de sencillos consejos. El primero de ellos es mantener siempre los quemadores limpios y además efectuar la limpieza con productos adecuados, de esta forma se evita una mala combustión por acumulación de residuos.

La llama debe ser siempre de color azul, permanecer estable y no emitir ningún tipo de sonido. Hay que tener especial cuidado con las corrientes de aire y evitar en la medida de lo posible que la llama se apague mientras el gas sigue encendido.

Si la caldera de gas no es estanca y está instalada en la cocina donde hay una campana extractora, es necesario instalar un dispositivo que evite que ambos aparatos puedan estar en marcha a la vez.

Además de estos consejos que puedes aplicar en tu día a día es imprescindible que sigas a rajatabla el calendario de revisiones de la caldera y que éstas sean siempre realizadas por técnicos autorizados y recuerda que si vas a estar fuera de casa una temporada lo mejor es dejar cortada la llave de paso del gas.

Puesta a punto para el invierno

Acaba de llegar el otoño y aunque aún hace calor esta época del año es la más adecuada para revisar nuestro sistema de calefacción para poder poner remedio a las averías que pueda haber antes de que llegue el frío.

Lo primero que hay que hacer es purgar los radiadores (si son de agua) para sacar las posibles burbujas de aire que con frecuencia se forman en el circuito y que pueden hacer que un radiador no caliente correctamente. Esta acción es muy sencilla de realizar, sólo tienes que abrir el purgador de cada uno de los radiadores de casa y dejar que salga el aire, una vez que comience a salir agua cierra el purgador. Realizada esta operación revisa que la presión de agua de la caldera esté correcta, si ha perdido algo de agua vuélvela a llenar hasta el punto óptimo.

El segundo paso a tener en cuenta es revisar la caldera. Salvo las calderas de gas en el País Vasco que deben ser revisadas con carácter bianual, en el resto de España la revisión debe hacerse obligatoriamente de forma anual. En este caso lo mejor es que realices la revisión en otoño, de esta forma previenes que la caldera pueda sufrir alguna avería en invierno y dejarte sin calefacción o sin agua caliente.

Por último revisa que tu casa esté correctamente aislada para que no se pierda el calor. En la puerta de entrada puedes emplear perfiles para evitar que el frío se cuele por la parte de abajo. Si notas que tus ventanas no ajustan correctamente en las ferreterías puedes encontrar productos para tapar grietas que pueden ayudarte a evitar la pérdida de calor.

Exige el cumplimiento de la Normativa en el tratamiento de los refrigerantes en tu compra o mantenimiento del aire acondicionado

El Real Decreto 795/2010 de 16 de Junio, exige que Empresas Instaladoras y el personal técnico que instala, repara y mantiene aparatos que funcionan con gases fluorados, estén en posesión de conocimientos y medios técnicos para el desempeño de estas labores y además superen un curso de formación que les acredite como empresa instaladora y técnicos acreditado para este tipo de trabajo

Entre otros, los refrigerantes que contienen los equipos de aire acondicionado tienen relación directa con el desgaste de la capa de Ozono (O3) y también son causantes del efecto invernadero. Ambos son problemas que afectan a la vida en el planeta y han sido objeto de estudio y regulación por parte de la Comunidad Internacional.

El Protocolo de MONTREAL en 1987 supone el primer paso para regular los gases que atacan la capa de OZONO. Su evolución durante los últimos 23 años ha llegado hasta la actual legislación de obligado cumplimento en nuestro país.

El Protocolo de Kyoto adoptado en 1997 sobre el cambio climático pone en marcha las medidas de control sobre los llamados gases de efecto invernadero. Su evolución durante los últimos 15 años has llegado hasta la actual legislación de obligado cumplimiento en nuestro país.

Los gases que atacan la capa de Ozono (O3) quedan regulados por el Reglamento CE 1005/2009 sobre sustancias que agotan la capa de Ozono.

Los gases de efecto invernadero están regulados por el Reglamento CE 842/2006.

Las maquinas de aire acondicionado domesticas comercializadas en nuestro sector han funcionado mayoritariamente durante los últimos años con el refrigerante R 22 este es un HIDROCLOROFLUOROCARBURO ( HCFC ), contiene CLORO y por esta razón ataca la capa de Ozono, es un refrigerante prohibido desde el 01.01.2010.

El R 22, una vez escapa del equipo o de la instalación, se mantiene muy estable y asciende hacia la atmosfera del planeta allí una de las moléculas de CLORO que lo forman reacciona con una de las 3 moléculas de Oxigeno del Ozono O3, descomponiendo el Ozono y anulando su capacidad de filtro de los rayos solares que dañan al ser humano y la vida en el planeta.

Los miles de equipos en servicio que todavía funcionan con este refrigerante solo pueden ser manipulados en caso de mantenimiento, avería o retirada por quedar fuera de servicio, por empresas y personal técnico acreditado según el Real Decreto 795/2010.

Actualmente el R 22 ya no se fabrica, existiendo refrigerantes sustitutos como es el caso del R 422 A.

El refrigerante R 22 contenido en los equipos e instalaciones en servicio solo puede ser Reciclado. Regenerado. Hasta el 31.12.2014 Siempre dentro de las normas establecidas por la legislación.

Reciclado: Se trata de la reutilización de esta sustancia ( R 22) tras someterla a un tratamiento básico de limpieza.

Regenerado: El tratamiento de una sustancia recuperada con el fin de alcanzar un rendimiento equivalente a las condiciones del refrigerante cuando era virgen.

El 31.12.2014 estará prohibido el uso de R 22 Reciclado y Regenerado. ( Al no fabricarse desde 01.01.2010) los equipos en servicio que requieran refrigerante deberán trabajar los refrigerantes sustitutos.

El Reglamento CE 842/2006. Establece las medidas para reducir las emisiones de ciertos gases fluorados de efecto invernadero como los HFC mejorando su control, estableciendo restricciones de comercialización y uso.

En nuestro mercado, estos gases son el R 407C y el R 410 A. Hoy la mayoría de los equipos destinados al uso domestico empelan R410A son gases que no atacan la capa de Ozono pero si son gases de efecto invernadero, teniendo que ser tratados por empresas y técnicos acreditados.

El usuario debe implicarse cuando adquiere un equipo nuevo o solicita la intervención en su instalación para que estas labores las desarrolle exclusivamente personal acreditado que evite fugas de estos refrigerante a la atmosfera.

Llega el nuevo modelo de calderas de gas de Buderus

Buderus es una marca con más de 25 años de experiencia en la fabricación de calderas de gas y ahora nos presenta la gama Logano Plus GB402 que incluye calderas de condensación con cinco capacidades distintas que van desde los 320 a los 620 Kw.

Esta nueva generación de calderas de gas desarrolladas por Buderus están pensadas para conseguir el máximo ahorro de energía posible y para contribuir al sostenimiento del medio ambiente mediante la emisión a la atmósfera del menor índice posible de residuos.

Es un modelo realmente silencioso además de muy compacto, lo que facilita su instalación en cualquier cocina por pequeña que sea. Además puede accederse a todos los elementos importantes de este aparato a través de su parte frontal o lateral lo que facilita mucho más las revisiones y reparaciones que sean necesarias.

Cuenta con un intercambiador de calor ligero de aluminio lo que aumenta su potencia. Esto junto al aislamiento del bloque de caldera, permite un aprovechamiento más eficiente de la energía ya que se consigue más calor con menos consumo.

En definitiva, un buena opción para aquellos que necesitan renovar calderas de gas de condensación.

Recomendaciones de seguridad si tienes gas en casa

Aunque el gas es uno de los combustibles más seguros conviene tener en cuenta una serie de recomendaciones para mantener nuestras calderas de gas e instalaciones en las mejores condiciones y saber cómo debemos actuar si detectamos alguna anomalía.

Lo primero que hay que hacer es revisar la instalación. Si tienes caldera de gas natural ya sabes que la ley determina que debe revisarse la instalación de forma obligatoria cada cinco años y debes revisar la caldera de forma anual. Si utilizas butano recuerda cambiar las gomas antes de la fecha de caducidad y realizar la revisión de la instalación.

Debes también hacer unas comprobaciones básicas. En las instalaciones de gas la llama ha de ser de color azul con tonos más claros hacia los extremos, además la llama no debería temblar o incluso apagarse si todo está correctamente. Es importante comprobar que las llaves de paso funcionan correctamente, si quieres saber si hay alguna fuga aplica agua con jabón en las juntas y observa si se producen pompas, en caso afirmativo es probable que exista fuga.

Por norma general los gases son inodoros pero suelen aplicárseles aditivos para que huelan y puedas reconocer su presencia en el ambiente. Si notas que huele a gas abre inmediatamente todas las ventanas para que la estancia se ventile bien y no enciendas ningún interruptor puesto que la chispa de encendido puede provocar una explosión.
Recuerda que debes instalar en la cocina rejillas de ventilación de unas determinadas dimensiones en función del tamaño de la estancia.

Borrador sobre el Balance Neto en España

A las tradicionales formas de climatización como las calderas de gas y los aires acondicionados se han unido en los últimos tiempos otras formas como las calderas de biomasa y la autoproducción de energía a través de sistemas de energías renovables.

A través del Real Decreto 1699/2011 se pretende regular el autoconsumo de la energía obtenida mediante sistemas como las placas solares. Lo curioso es que en él apenas se hace referencia al Balance Neto, sistema que ya viene aplicándose en otros países de nuestro entorno y que implica que si se tiene excedente de energía, por cada kilovatio que no haya consumido quien ha producido esa energía, tiene derecho a no pagar un kilovatio que haya consumido en la red eléctrica general. Es por ello que este tema está pendiente de desarrollo y en la actualidad se está trabajando para legislar esta cuestión, habiéndose conocido hace poco una versión del borrador de la futura norma.

Como ventajas de este borrador hay que señalar que fomenta el uso de energías renovables y la protección del medio ambiente al reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera, además, al reducirse la demanda de energía eléctrica si los ciudadanos pueden autoabastecerse, es de esperar que esto produzca una bajada de precios de la energía.

Pero no todo son ventajas, esta normativa también tiene sus contras. Quien se autoabastezca de energía deberá aún así pagar el coste de los peajes de acceso. El coste del servicio de balance neto también tendrá que ser abonado por el consumidor de modo que si es demasiado elevado se estará perjudicando el fomento del autoconsumo.

En cualquier caso nos encontramos todavía ante un borrador y tendremos que esperar para ver que es lo que ocurre finalmente y como se regula esta cuestión.

Calentadores de tiro forzado vs calentadores de tiro normal

Actualizado el 27 de septiembre de 2016

calentadores-tiro-natural-vs-forzado

Si estás pensando cambiar el calentador de casa y has estado buscando información, seguramente ya habrás oído hablar de los calentadores de tiro forzado y de tiro normal. Para que puedas elegir cual es el que más te conviene hoy dedicamos nuestro post a las diferencias entre uno y otro.

Para empezar, tendrás que tener en cuenta la instalación de gas que tienes, la cantidad de agua caliente que vas a consumir y el sitio donde quieres colocarlo. Debes saber que la principal diferencia entre ambos calentadores es el manera que tienen de evacuar los humos y de realizar la ventilación de la combustión durante su funcionamiento.

Además, debes saber que los calentadores de tiro natural presentan mayores problemas a la hora de llevar a cabo la instalación de los mismos puesto que necesitan de unas condiciones muy particulares. Necesitan una salida de gases bastante dimensionada. La salida se hace mediante un tubo metálico que en sus primeros 20 centímetros debe ser totalmente vertical y luego tiene que tener una determinada pendiente para poder eliminar los humos. Si la instalación no se efectúa correctamente el calentador funcionará pero es altamente probable que se pare tras unos minutos en funcionamiento.

Para evitar este tipo de problemas, de unos años a esta parte vienen instalándose con mayor frecuencia los calentadores de tiro forzado. Su instalación es mucho más sencilla porque no requieren de tantas peculiaridades a la hora de instalar el tubo de salida de humos. Estos aparatos deben enchufarse a la red eléctrica ya que en la base disponen de un ventilador que se pondrá en marcha cada vez que se accione el agua caliente. Este ventilador ayuda a la evacuación de humos y evita que el calentador se apague mientras usamos agua caliente. Este tipo de calentadores resultan muy recomendables para espacios limitados que no cuenten con cuenten con conductos comunales.

Temperatura óptima del aire acondicionado

Seguramente habrás visto en televisión y oído en la radio en infinidad de ocasiones las campañas de las Administraciones Públicas para fomentar el ahorro energético. Son esas campañas en las que te indican que la temperatura óptima del aire acondicionado es de unos 25 grados en verano y en invierno de entre 18 y 20 grados.

¿Por qué es diferente la temperatura óptima en verano y en invierno? Por una sencilla razón, además de ahorrar energía, si existe una diferencia de más de 10 grados de temperatura entre el interior y el exterior, existe más riesgo de contraer resfriados.

No obstante, hay que tener en cuenta que en la correcta climatización de un casa u oficina influyen también factores como la humedad o la antigüedad del inmueble, por ello lo más recomendable es ir haciendo pruebas y bajar o subir la temperatura poco a poco. Un grado cada día, es decir, si en invierno nos gusta poner el aire a 24 grados para tener mayor sensación de calor podemos ir bajándolo un grado cada día hasta llegar a los 20 grados que se recomiendan. De esta forma el cuerpo se aclimata mejor y la diferencia de temperatura no nos parecerá tan grande, lo mismo debemos hacer en verano.

Si en invierno usamos calderas de gas para climatizar la casa en lugar de aire acondicionado, también es conveniente que no pongamos la calefacción por encima de 20 grados. De esta forma ahorramos energía y evitamos los molestos restriados.